Somos un staff de profesionales con amplia experiencia

Hemos dedicado mucho años a la Dirección de Recursos Humanos. Nuestra misión está orientada a la consultoría y asesoría especializada en las áreas de: Organización y Gestión de Personas, Gestión de Negocios, Tecnologías de Información y Comunicaciones.

Presentamos nuestro servicio de consultoría en lo que respecta al aseguramiento de un eficiente y eficaz control de las empresas de contrata y subcontrata, mediante la implementación de  PHAROS nuestro "Modelo de Seguimiento y Valoración de la Gestión de Personas por Terceros".

Nuestra propuesta,  PHAROS ofrece una solución para cautelar y asegurar una excelente imagen empresarial en lo que corresponde a la "Gestión Laboral del personal de contrata y subcontrata”, mediante la prevención de conflictos laborales y/o sociales y una asesoria permanente.







Antecedentes

Diversos profesionales, tratadistas y especialistas en el tema afirman que las cifras de inversión superan los US$ 300 mil dólares por año; según el número de trabajadores, solo en lo que respecta a los planes de capacitación

El fenómeno de la contratación y la subcontratación se encuentra claramente instalado en las actividades inherentes a cualquier sector productivo. La llamada descentralización productiva es cada vez más frecuente y ya se utiliza en las relaciones laborales de una forma plenamente natural en el País.

La contrata y la subcontrata son modelos contractuales en función de los cuales, dos empresas, situadas en distinto eslabón de la cadena de producción inician una relación laboral por iniciativa de la empresa principal en el primer caso y por el contratista en el segundo. Pero tanto la gestión interna de las empresas, como la relación entre ellas, generan situaciones que quedan lejos del cumplimiento legal establecido en la normativa y los incumplimientos evidentemente no son intencionados, pudiendo establecerse sus causas en la falta de cultura preventiva de las empresas y en la integración de los procesos de prevención en las mismas; lo que dificulta claramente la falta de medios organizativos y humanos para materializar la prevención de riesgos laborales como sería deseable.

Y es que las empresas de contrata en el país, entienden equivocadamente que la gestión de los asuntos preventivos son ajenos a su competencia y por ende a los servicios por los que han sido contratados, tal es así que los menesteres laborales y fiscales los dejan a exclusiva atención del asesor al que confían sus trámites de personal y tributarios. En la mayoría de los casos, pareciera que la única función de los mandos y directivos fuera la de gestionar ofertas económicas, organización de los trabajos diarios y gestión de cobros, cuando evidentemente no es así.

Esta situación genera automáticamente carencias en la integración de la prevención, incumplimientos respecto de lo establecido en la legislación pertinente, falta de coordinación de actividades empresariales y por lo tanto de sus responsabilidades administrativas, civiles, penales y/o de seguridad social, compatibles entre ellas de manera solidaria como subsidiaria. Todas, a su vez generan infracciones y las correspondientes sanciones por la autoridad correspondiente.

Ante dicho contexto, es innegable la preocupación y ocupación permanente de las empresas y autoridades del sector en adoptar medidas en pro de eliminar las causas de dichas contingencias, un buen ejemplo es la modificación de la normatividad en temas de seguridad y salud ocupacional.

Las cifras de inversión superan los US$ 300 mil dólares por año; según el número de trabajadores, solo en lo que respecta a los planes de capacitación. A dichos costes, debemos sumar las implicancias derivadas de los comportamientos en la actividad diaria: Seguridad, Salud Ocupacional, Cumplimiento de la legislación y Reglamento de Trabajo, Bienestar y Servicios Sociales; entre otros Incidentes Laborales de no ser tratados adecuadamente son las principales causas de Crispación entre las partes, con los posibles efectos antes descritos.

Las entrevistas realizadas a ejecutivos del sector, indican que son plenamente conscientes de dicha problemática y en especial los Directores a cargo de la Gestión de Personas, siendo una de sus prioridades en la agenda de sus respectivos equipos de trabajo, con la finalidad de estructurar un esquema eficaz de control y seguimiento a las empresas de contrata y subcontrata, todavía se mantiene una significativa problemática, derivada de:

 PHAROS, nos propone la suma de esfuerzos de todos los miembros y/o colaboradores de las organizaciones involucradas, es decir la empresa principal, así como las empresas de contrata que nos prestan los diferentes servicios especializados y/o complementarios. De tal manera, de detectar en forma oportuna los posibles incidentes y/o contingencias que nos permita una adecuación actuación en pro de la previsión de riesgos que en el futuro se puedan configurar en conflictos sociales. Para ello, nuestro equipo de investigación ha desarrollado un modelo que combina la tecnología y la experiencia; que nos permite un excelente MONITOREO SISTEMATICO de la gestión de personas por parte de nuestros contratistas, EN CORRESPONDENCIA CON EL MARCO LEGAL VIGENTE.



A manera de ejemplo, mencionamos algunos datos estadísticos del sector, respecto a las contingencias laborales










Conflictividad Socio Laboral

Connotados economistas señalan que entre las graves crisis que han generado la conflictividad socio laboral en el sector minero, podemos mencionar los efectos económicos negativos en los últimos años de los proyectos de “Conga” en Cajamarca y “Tía María” en Arequipa, estimados en US$ 6,200 millones. (gestion.pe./Prima AFP/Juan de Dios Cárdenas). Y lo que es peor aún, la irreparable e invalorable pérdida de vidas humanas producto de los violentos enfrentamientos de la sociedad civil con las fuerzas del orden.

Ante dicho contexto, es innegable la preocupación y ocupación permanente de las empresas y autoridades del sector en adoptar medidas en pro de eliminar las causas de dichas contingencias, un buen ejemplo es la modificación de la normatividad en temas de seguridad y salud ocupacional.

Si bien es cierto, la mayoría de empresas han realizado la inversión respectiva, también lo es, que la ejecución de dichos planes comprometían seriamente el desenvolvimiento de sus operaciones, haciendo inviable el cumplimiento de los planes al 100%, debiendo asumir las penalidades de acuerdo a ley. Dicha situación entendida por las autoridades, dio origen a cambios en la legislación pertinente, sin duda muy bien intencionados, pero, no garantizan alcanzar las expectativas para el adecuado cumplimiento y satisfacción de las partes. Las cifras de inversión han estado en el rango de los US$ 300 y US$ 700 mil dólares por año; según el número de trabajadores, solo en lo que respecta a los planes de capacitación.

A dicha coyuntura, debemos sumar las implicancias derivadas de los comportamientos y gestión de los mismos en la actividad diaria: Seguridad, Salud Ocupacional, Servicios Generales, Relaciones Colectivas e Individuales, Cumplimiento de la legislación y Reglamento de Trabajo, Bienestar y Servicios Sociales; entre otros Incidentes Laborales de no ser tratados adecuadamente son las principales causas de Crispación entre las partes, con los posibles efectos antes descritos.

Reserva una Demo en tu oficina

Llegó el momento de adquirir una solución definitiva para tu empresa.